El año 2016 fue impactado por el escándalo internacional de los Panama Papers que aceleró la adopción de reformas en materia de transparencia fiscal por el gobierno panameño.


En cuanto a las relaciones con la OCDE, Panamá manifestó su voluntad de comprometerse, de manera multilateral, en el intercambio automático de información (AEOI). Esta voluntad se tradujo por la adopción de la Norma Común de Declaración (o CRS en inglés: Common Reporting Standard) en mayo de 2016, y por la decisión en julio de 2016 de firmar la Convención Multilateral en cuanto a la Asistencia Administrativa Mutua en materia fiscal (o MCAA en inglés: Mutual Competent Authority Agreement). Ésta se firmó el 27 de octubre de 2016. El MCAA fue ratificado por Panamá en febrero de 2017 y entregado a la sede de la OCDE el 16 de marzo de 2017. Su entrada en vigencia, en Panamá, tendrá lugar el 1º de julio de 2017.

En cuanto al procedimiento de revisión por los pares del Foro Global de Transparencia e Intercambio de información fiscal, Panamá fue calificado como “país no conforme” (non-compliant) a los compromisos internacionales, durante la 9ª Asamblea General de dicho Foro (celebrado en Georgia del 2 al 4 de noviembre de 2016). Sin embargo, esta evaluación comprende el periodo de 2012 a junio 2015. Por lo tanto, el Director del Centro de Política y Administración Fiscal de la OCDE, el Señor Pascal Saint-Amans, recordó que :


“esta evaluación refleja el pasado de Panamá; lo que realmente importa es lo que está pasando ahora, Panamá avanza en el buen camino”.

En este contexto, Panamá solicitó una revisión suplementaria llamada “fast track” que tendrá lugar antes de julio 2017 y evaluará, principalmente:

  • La ley 275 “Conoce tu cliente” en vigencia desde enero de 2016 y ampliada a sectores claves no-financieros considerados vulnerables;
  • La identidad de los accionistas de todas las sociedades anónimas panameñas en vigencia desde enero de 2016;
  • La ley N° 383 adoptada en octubre de 2016 y en vigencia desde enero de 2017: obliga a las personas jurídicas que operan fuera del territorio panameño a tener registros contables. Asimismo, unas disposiciones fueron adoptadas en cuanto a la suspensión de las personas jurídicas que no pagan la tasa anual única, que no tienen un agente residente debidamente registrado o que no ejecutan las sanciones decididas por la Autoridad competente. La disolución definitiva de las personas jurídicas se pronunciará al término de dos años de suspensión. La finalidad de esta medida es la de depurar el sistema panameño de las personas jurídicas abandonadas o cuya información (contable, beneficiario final, etc.) no está disponible.
  • La ley no. 384 adoptada en octubre de 2016: crea un régimen jurídico de aplicación del intercambio de información a fines fiscal fijando, en particular:
  • Las obligaciones específicas de las instituciones financieras panameñas a proveer la información a fines fiscales a la Dirección General de Ingresos (DGI), conformes con la Norma Común de Declaración (CRS);
  • Los poderes de la DGI como autoridad competente para recibir la información de las personas físicas y de las instituciones financieras. La DGI también posee un poder sancionatorio en la ejecución de los compromisos adquiridos en materia de intercambio de información fiscal.

Gracias al reforzamiento de su legislación en materia de transparencia fiscal, Panamá está  optimista en cuanto a los resultados del fast track que debería mejorar su calificación antes de julio 2017.

En paralelo a este plan de trabajo multilateral, Panamá condujo una agenda bilateral de revisión de los acuerdos bilaterales de intercambio de información fiscal  con el fin de que éstos estén conformes a las nuevas disposiciones del MCCA. Así, Panamá firmó un nuevo acuerdo con Japón y negocia actualmente con Alemania. Salió recientemente de la lista gris de Bulgaria.

En cuanto a las relaciones con Francia, Panamá fue nuevamente inscrita en la lista de los Estados y Territorios No Cooperativos (ETNC) por decreto de 8 de abril de 2016, condicionando así la revisión del acuerdo de intercambio de información fiscal, firmado en el 2011, al cumplimiento de exigencias para salir de dicha lista. Una de estas  exigencias es la calidad del contenido de la información que ha mejorado, gracias a las leyes arriba citadas.

Panamá está convencido que para continuar con el papel de hub logístico de la región gracias al sistema económico del Canal y con el de mediador en una zona regional a veces conflictiva, necesita “cambiar la estructura fiscal” de su economía tal como lo afirma el Viceministro de Relaciones Exteriores, Luis Miguel Hincapié. Y es en este aspecto que el gobierno del Presidente Varela continua esforzándose. El año 2017 representa “un año clave” para el país que tendrá que “enfrentar el gran desafío de demostrar la efectividad de sus compromisos y mecanismos de transparencia y cooperación fiscal”, según la Vicepresidenta y Ministra de Relaciones Exteriores, Isabel de Saint-Malo.

1 Que define las informaciones que se deben compartir.
2 Que define las autoridades responsables.


Este desafío no afectó la energía económica de Panamá que mantiene su posición entre los países líderes de la región en términos de resultados económicos.


Mil millones de dólares en 2017

%

+16% (IDE) Inversión Directa Extranjera


Conviene recordar que entre el 2001 y el 2013, Panamá fue el país que conoció el crecimiento promedio más alto en el mundo con un 7.2% (fuente Banco Mundial), representando el doble del de los países de la región. La desaceleración de la economía mundial afectó levemente a Panamá pasando a unas tasas de 6.1% en el 2014, de 5.8% en el 2015 y de 5.6% en el 2016.

El motor de este crecimiento es una política pública de inversion destinada, por una parte, a reforzar las infraestructuras para que Panamá se convierta en el hub de las Américas gracias a su posición geográfica estratégica y, por otra parte, a diversificar su economía impulsando los sectores del turismo y de las minas en particular. El PIB pasó de 13 mil millones de dólares en el 2003 a 55 mil millones de dólares en el 2016. En el 2017, debería ser de 58 mil millones de dólares. El PIB por habitante es el tercero de América Latina (21,775 dólares en el 2016) y debería superar el de Chile en el 2018, según el FMI.

Para el 2017, el Banco Mundial prevé un crecimiento de 5,4% (es decir 58 mil millones de dólares) y de 5,5% en el 2018. A medio plazo, Panamá mantendrá su posición de país con la más alta tasa de crecimiento de la región comprendido entre el 6 y el 6.5%. Estas previsiones recaen, en parte, en el plan estratégico de desarrollo urbano de Panamá que prevé la construcción de las líneas 2 y 3 del metro de aquí a 2025 (la línea 1 operativo desde mayo de 2014, la línea 2 sigue en construcción y la línea 3 será financiada y construida por Japón), el aumento del tráfico marítimo (multiplicado por 3 gracias al Canal ampliado operacional desde junio 2016) y las construcciones del cuarto puente sobre el Canal, de una central térmica de gas (en la costa Atlántica) y de una mina de cobre en la provincia de Colón.

La inversión extranjera directa (IED) pasó de 4.5 mil millones de dólares en el 2015 a 5.2 mil millones de dólares en el 2016, o sea un aumento de 16% contribuyendo así a un crecimiento exponencial de los sectores del turismo y de las minas en particular. A medio plazo, el turismo debería mantenerse en un crecimiento constante del +10% y la explotación efectiva de las minas de cobre hará de Panamá el tercer exportador mundial, después de Chile. Las IED participan a la disminución del déficit de la cuenta corriente (-5.6% del PIB en el 2016 en contra un -6.5% en el 2015).

En el 2016, la tasa de inflación fue de un 1.6% (cifra inferior a las previsiones del gobierno que era de 1.9%) y será de 1.1% en el 2017. En términos de empleo, Panamá conoce una situación de casi pleno empleo con una tasa de desempleo del 5.8% en el 2016 (fuente Inspección de las Finanzas de Panamá) y sigue necesitando mano de obra calificada.


Ventajas de Panamá


    • País sin desastres naturales
    • Conectividad en telecomunicaciones
    • Plataforma logística internacional: Panamá invierte para convertirse en un hub mundial « integral » y sacar provecho de las infraestructuras terrestres y aeroportuarias, además de una inversión en los principales puertos de más de 490 billones de dólares.
    • Recurso humano calificado y disponible.
    • Modernos servicios médicos y de salud.
    • Gran conectividad para facilitar el movimiento de mercancías.
    • El uso del Dólar Norteamericano como moneda.
    • Conectividad aérea a través del Hub de las Américas (Tocumen International Airport):con la compañía COPA Airlines (69 destinos) y el aeropuerto internacional Tocumen que se convertirá en el más grande de la región en términos de puertas de embarque (54 en total) una vez se finalice la construcción del Terminal Sur.